¿Cómo elegir una empresa de Hosting?

Elegir cuál es el Hosting que más se adecúa a su empresa puede transformarse en un problema y hoy, lo último que quieres, es agregar otro problema a tu negocio.

Aquí te entregamos algunas recomendaciones bien concretas que te pueden ayudar y facilitar una adecuada elección.

1. Empresa Virtual vs Empresa Real

¿La empresa de hosting tiene una dirección clara, en un sector comercial o financiero bien definido? Si esto no es así, ten cuidado porque lo más seguro es que tu empresa termine alojada en un computador que se ubica en un cuarto que no posee los resguardos necesarios para brindar la seguridad y la continuidad que tu empresa necesita.
¿Cuáles son los números de teléfono que tiene disponibles? Algunos cuidados; si el teléfono termina en 00, lo más probable es que se comunique a una central telefónica y la atención no tenga nada de personalizada.
¿Cuáles son los medios de comunicación que ofrece? Lo mínimo que debe ofrecer una empresa de hosting es un chat de contacto abierto las 24 horas y los 7 días de la semana; si a eso se le agrega un correo corporativo que recoja sus inquietudes, direcciones de contacto en redes sociales y varios números telefónicos de contacto, ya se puede hablar de una buena empresa de hosting. Finalmente, si le agregamos un Servicio de Atención a los Clientes 7/24, con teléfonos bien definidos, ya podemos hablar de una empresa seria de hosting.
Por último, recomendamos tomarse el tiempo para visitar al proveedor de hosting. Conocer sus oficinas, ver sus data center y mirar sus sistemas de monitoreo permite tangibilizar la confiabilidad de la empresa de hosting.

2. Servicios con espacio en disco ilimitado: ¿Existen?

Este es un muy buen indicador de la confiabilidad que podría entregar una empresa de hosting. Así como en la vida, todo tiene límite en la tecnología: la capacidad de almacenamiento de datos, el espacio físico de los data center, las oficinas de atención al cliente, etc.

Es por esto que se recomienda desconfiar de las empresas que ofrecen servicios con espacio en disco ilimitados; siempre habrá algo que limitará el espacio del servicio que contrates.

Por otro lado, es normal que se ofrezca transferencia de datos ilimitada ya que esto depende de los recursos de procesamiento que cualquier servidor tiene.

3.UpTime 100% ¿Es posible?

Otro imposible. No hay ninguna empresa responsable, por más grande que sea, que haga este tipo de promesas. Hacerlas es no entender la realidad. Aquí lo que importa es que la empresa tenga un buen protocolo para hacer frente a estas caídas, las minimice y sepa responder con celeridad y transparencia ¿Cuál es el up-time que ofrecen las mejores empresas de hosting del mundo? Un rango entre 99.6% y 99.8%.

4.Datacenter Propio o Datacenter Arrendado

El cuarto elemento a considerar hace referencia a si la empresa proveedora de hosting posee o no Datacenter propios. Este es un punto que puede marcar una gran diferencia, especialmente cuando aparecen los problemas. Es muy distinto solucionar un problema cuando se trata de instalaciones propias, que tener que ir a un Datacenter externo, donde no siempre se puede trabajar con la libertad que entrega ser dueño de los servidores, ni con la rapidez que exigen las circunstancias.

5.Precios

Igual que en la mayoría de los negocios, en la industria de los proveedores de hosting, el precio está ligado a la calidad entendida como la seguridad, el soporte y el respaldo que se va a recibir. Normalmente, las empresas más serias, con más años en el mercado, con infraestructura propia y con mejor servicio de atención al cliente, están obligadas a cobrar más caro y así lo hacen. En este punto, recomendamos tener mucho cuidado de las empresas que ofrecen servicio de hosting gratuitos ya que pueden ser apuestas que finalmente terminen siendo más caras.

6.Reputación Empresarial

Finalmente, no hay nada mejor para ver cuál es la reputación de una empresa, que escuchar y leer lo que dicen los clientes de sus empresas de hosting. Ellos no tienen ningún interés económico y por tanto van a contar de verdadcuál ha sido su experiencia con el servicio recibido, siendo ésta una manera muy fácil, rápida y directa de poder tangibilizar la reputación de una empresa.